Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Soy PAS: los riesgos de etiquetarnos

Reconocerse como PAS trae alivio. Esto es lo que suelen decirme las personas que descubren que son altamente sensibles y también es lo que me ocurrió a mí. Saberlo nos permite comprender muchas de nuestras sensaciones físicas, de nuestras reacciones emocionales y mentales, de nuestras actitudes y comportamientos. Dar un sentido a lo que nos pasa suele traer claridad y nos ayuda a organizar nuestras percepciones y nuestras ideas.
También alivia saber que no somos “bichos raros” ni personas “defectuosas” por ser más sensibles que otras, y que tampoco tenemos la “culpa” de serlo, debido a que se trata de una característica involuntaria, generalmente innata. Alivia, además, saber que hay factores culturales que inciden en que nos sintamos muchas veces en desventaja o incomprendidos/as: la cultura occidental de hoy en día privilegia la extroversión, los estímulos fuertes, la velocidad, la exposición de la intimidad, la despreocupación, la liviandad, etc. Cuestiones que no siempre nos resulta…

Entradas más recientes

El exceso de empatía: cómo ayudar sin cargar con los problemas de los demás

Como modificar los efectos de la sobre estimulación del sistema nervioso ©Eugenia Lerner

La empatía y el cultivo de la compasión

El exceso de empatía

¿Qué es la ecpatía? Empatía vs ecpatía

"Soy Hipersensible" por Cecilia Alemano

¿Cuál es la diferencia entre timidez, introversión y alta sensibilidad?